Skip to content

PATOLOGÍAS

Esófago

Enfermedad por reflujo gastroesofágico

Es una enfermedad muy frecuente, hasta el 20% de la población española sufre este trastorno. El esófago es el órgano que se encarga de hacer pasar el bolo alimenticio desde la faringe hacia el estómago. El esófago no produce ácido y está separado del estómago por un músculo que se llama esfínter esofágico inferior o cardias ; en condiciones normales el cardias se abre para hacer pasar los alimentos al estómago no permitiendo el paso de ácido hacia arriba .Hablamos de enfermedad por reflujo cuando el ácido aparece en el esófago dando los síntomas de la enfermedad.

En la jerga médica nosotros lo llamamos Enfermedad por reflujo Gastro- Esofágico o en siglas » ERGE».

Es importante tener en cuenta que no hay una buena relación entre la intensidad de los síntomas percibidos por el paciente y la gravedad de esta enfermedad. Los síntomas más característicos son: ardor (pirosis), regurgitaciones, dolor torácico, disfagia (dificultad para tragar) y odinofagia (dolor al tragar). Hay otros síntomas que pueden aparecer pero no son tan típicos como: laringitis, tos, asma, erosiones dentales y sensación de quemazón oral.

En general el reflujo puede ser fisiológico en casos de comidas copiosas, ejercicio pero cualquier síntoma que persiste en tiempo y sobre todo a partir de 40 años debe ser investigado en servicios especializados.

Entre sus complicaciones destacan: Esofagitis, estenosis péptica y Esófago de Barrett.

Existen múltiples pruebas para apoyar el diagnóstico:

Lo primero diagnóstico clínico por la sintomatología. En la consulta se valorará la necesidad de tratar de inicio o realizar las siguientes pruebas diagnósticas. La endoscopia nos mostrará si el síntoma del reflujo ha producido daño en el epitelio esofágico (esofagitis) o en casos de reflujo crónico ( La enfermedad de Barret), estenosis o anillos , Esofagitis eosinofílica o tumores.

La Phmetria la solicitamos como test quantitativo del ácido. Número de episodios en 24h permitiendo realizar un score de severidad del mismo. 

Estudios Baritados que muestran el reflujo pero que hoy en día se utilizan como pruebas complementarias a enfermedades esofágicas que afectan la musculatura.

. El tratamiento de elección son los IBP (inhibidores de la bomba de protones) como el omeprazol en la fase aguda pero ciertas medidas posturales y dietéticas mejoran significativamente los síntomas:

  • Evitar las comidas abundantes, especialmente las cenas.
  • No acostarse inmediatamente después de las comidas, dejando transcurrir 2 ó 3 horas. Es recomendable elevar la cabecera varios cm.
  • Vigilar el peso, procurando que no aumente. En caso de sobrepeso, reducir el mismo mejora los síntomas.
  • No ingerir alimentos ni muy fríos ni muy calientes.
  • Evitar los alimentos que actúan como irritantes gástricos: alcohol, café, té, chocolate, ajo, cebolla
  • Evitar los alimentos ácidos: cítricos, vinagre, tomate.
  • Reducir los alimentos con alto contenido grasas.
  • Realizar una dieta equilibrada rica en hidratos de carbono (arroz, pasta, patata, legumbres y pan) y en frutas y verduras.
  • El tabaco y el estrés empeoran los síntomas.

Esófago de Barrett

Es una enfermedad del epitelio esofágico  en la mayoría de los casos secundario al reflujo  de ácido  a lo largo de los años.

Para llegar al diagnóstico es necesaria la endoscopia digestiva alta con toma de biopsias ya que el diagnóstico es histopatológico . El patólogo que analiza la muestra debe ver cambios específicos » metaplasia » para poder verificar la sustitución del epitelio esofágico por el epitelio intestinal.

 El riesgo de parecer cancer de esófago es bajo estimándose una incidencia anual del 0,1 al 3%  pero debe ser evaluado en unidades específicas donde tanto el endoscopista como el patólogo reconocen la entidad ya que el riesgo se incrementa en pacientes con segmentos largos del Barrett o cuando el patólogo identifica » displasia» en las muestras.

Estos pacientes deben ser seguidos en consultas de Barrett donde se les aconseja seguimiento y tratamiento.

Existen Guias clínicas internacionales que se actualizan regularmente en el seguimiento y tratamiento de esta patología.

El tratamiento radica en Control del ácido para evitar progresión y en función de la afectación técnicas endoscópicas tales como resección endoscópica mucosa, radiofrecuencia ( HALO) o una intervención quirúrgica.

 

Acalasia

La acalasia consiste en la falta de relajación del esfínter esofágico inferior, produciendo una obstrucción funcional del esófago. Los pacientes pueden presentar disfagia (dificultad para tragar), regurgitaciones, molestias torácicas y pérdida de peso de manera progresiva. Puede aparecer a cualquier edad siendo más frecuente entre los 25-60 años. Es igual de frecuente en hombres y mujeres. La prueba diagnóstica de elección es la manometría esofágica , el estudio baritado y la endoscopia .

Sus principales complicaciones son:  Sensación de que el bolo alimenticio queda atascado, Halitosis en caso avanzados, esofagitis alcalina, aspiración broncopulmonar y cancer de esófago en estadios muy avanzados . El tratamiento tiene como objetivo mejorar los síntomas y prevenir las complicaciones. Las opciones terapéuticas son:

Dilatación esofágica para romper el esfínter esofágico inferior aliviando la presión y permitiendo el paso del bolo alimenticio , inyección de toxina botulínica para relajación del esfínter esofágico inferior   o una intervención quirúrgica. (Miotomia de Heller) donde quirúrgicamente se abre el esfínter.

Estómago

Úlcera péptica

Es una defecto en la pared gástrica o duodenal que se extiende desde la mucosa hasta las capas más profundas de la pared. El tratamiento depende de la causa de la úlcera y de sus características. La prueba de elección es la endoscopia con la toma de biopsias. Las principales causas son la Helicobacter Pylori y el consumo de AINES. Las posibles complicaciones pueden ser: hemorragia, perforación y obstrucción.

Enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca es una enfermedad inflamatoria causada por la sensibilidad al gluten de la dieta mediada por el sistema inmunitario del intestino delgado.  La inflamación conlleva la atrofia de las glándulas intestinales que son las responsables de la absorción de nutrientes, vitaminas de ahi que los pacientes pueden presentar diarrea, pérdida de peso, anemia, problemas de crecimiento en los niños o osteoporosis en la edad adulta.

Una dieta estricta sin gluten mejora la inflamación intestinal, los síntomas y las complicaciones de esta enfermedad.

Es una enfermedad frecuente en la población general que se diagnostica con pruebas de sangre, biopsia intestinal o en algunos casos Estudio Genético.

La enfermedad celiaca puede presentarse con cuadros extra intestinales y puede asociarse a otras patologías autoinmunes de ahi la importancia de acudir a unidades con experiencia en patología multisistémica.

Intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa es muy común. Los síntomas son dolor abdominal, flatulencia, náuseas, hinchazón y diarrea después de la ingesta de leche o productos que contienen leche. Los pacientes presentan bajos niveles de lactasa en el intestino lo que provoca una mala absorción de lactosa.

El diagnóstico se realiza con pruebas de aliento que miden la absorción de la lactosa.

El tratamiento es quitar productos que contienen lactosa.

Recomendamos consejo nutricional ya que la lactosa se encuentra en muchos productos no alimentarios .

Síndrome del intestino irritable, colon irritable

Es un trastorno funcional del aparato digestivo caracterizado por dolor abdominal crónico y una alteración en el tránsito intestinal (diarrea o estreñimiento). No presenta anomalías estructurales pero va asociado a otras condiciones médicas como la fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, dispepsia funcional , ansiedad etc.

La prevalencia es alta en población general pudiendo afectar hasta un 15- 20% . Es más frecuente en mujeres y el estrés tanto físico como mental suele empeorar los síntomas habiendo cada vez más evidencia  científica en cambios de la macrobiota . Por lo que en algunos casos se pueden beneficiar de estudios específicos de Disbiosis Intestinal.

El diagnóstico debe ser diferencial y existen criterios médicos ( Criterios IV de roma) que nos ayudan a diagnosticar a estos pacientes sin pruebas invasivas . Sin embargo si realizaríamos  test basales analíticos para descartar patologías que pueden presentarse de la misma manera y que requieren tratamientos médicos más específicos.

Si aconsejamos que aquellos pacientes que hayan sido diagnosticados de Colon irritable pero que presentan sangrado rectal, diarrea nocturna, dolor abdominal  persistente, pérdida de peso , Inicio de los síntomas por encima de 40 años o historia familiar de Cancer de colon acudan a su médico para nueva re evaluación. 

Colitis ulcerosa

Es una enfermedad inflamatoria intestinal de causa no conocida que afecta exclusivamente al colon. La edad de aparición más frecuente son los 20-30 años aunque puede tener picos a cualquier edad. Los pacientes pueden presentar: pérdida de peso, fiebre, diarrea con sangre y moco, dolor abdominal y tenesmo rectal ( Sensación de tener que ir al baño repetidamente con poca expulsión de heces)

Son enfermedades que requieren seguimiento en unidades especializadas normalmente llevadas por médicos que tienen un interés en estas patologías ya que requieren medicación específica.

El seguimiento es por vida por lo que debe establecerse una buena relación médico-paciente .

Las unidades que llevan la patología inflamatoria intestinal debe tener equipos multidisciplinares con patólogos , radiólogos , cirujanos y enfermería que tengan experiencia en el campo de la enfermedad Inflamatoria intestinal.

Hoy en dia hay medicaciones excelentes que controlan la enfermedad permitiendo que el paciente pueda tener una vida completamente normal.

El diagnóstico se hace con una colonoscopia y toma de biopsias.

La extensión de la enfermedad se clasifica por los tramos del colon afectados y el tratamiento se basa en la afectación y grado de inflamación.

 

 

Enfermedad de Crohn

Es una enfermedad inflamatoria intestinal de causa no conocida que puede afectar a cualquier parte del tracto digestivo desde la boca hasta el ano de manera segmentaria. La zona del aparato digestivo que se ve afectada con más frecuencia es el íleon terminal. Es más frecuente entre la población de 20-30 años pudiendo tener otros picos a otra edades. Entre los factores de riesgo destaca el consumo de tabaco. Los pacientes pueden presentar: pérdida de peso, fiebre, diarrea, dolor abdominal y una masa abdominal palpable. Las principales complicaciones son una obstrucción intestinal, abscesos abdominales y fístulas. Se asocia con enfermedades como: eritema nodoso y aftas.

El principio de diagnóstico y tratamiento es similar a la colitis ulcerosa al ser dos entidades con características comunes.

Igualmente requieren de equipos multidisciplinares para el adecuado manejo.

 

Colitis microscópica

El nombre de colitis microscópica tiene el origen en que los pacientes no presentan lesiones en la mucosa del colon a simple vista en las colonoscopias, es decir, alteraciones macroscópicas. Cuando se analizan en el laboratorio las biopsias del colon sí que se aprecia inflamación, de ahí el nombre de colitis. No se conoce la causa de esta enfermedad. Los pacientes presentan diarrea crónica acuosa y pérdida de peso. Engloba dos enfermedades diferentes: colitis linfocítica y colitis colágena.

Diverticulosis y diverticulitis

Los divertículos son protuberancias similares a un saco en la pared del colon. Los divertículos aumentan con la edad, siendo más frecuentes entre la población mayor de 60 años. Los factores de riesgo más importantes son: la dieta, el sedentarismo y la obesidad. El término diverticulosis hace referencia a la presencia de divertículos. Cuando estos divertículos se inflaman, hablamos de diverticulitis. Los pacientes con diverticulosis pueden presentar sangrado diverticular.

Estreñimiento

El estreñimiento es una de las alteraciones más comunes del aparato digestivo que puede deberse a una variedad de causas. Lo más frecuente es que no se encuentre ninguna enfermedad causante, hablando entonces de estreñimiento idiopático. El manejo inicial del estreñimiento idiopático incluye educación del paciente, cambios en la dieta y el uso de laxantes.

Si el estreñimiento comienza por encima de los 40 años requiere de investigación médica para diferenciarlo de otros procesos como el cancer de colon.

 

Hígado

Hepatitis víricas (A, B, C, D y E)

Los virus de la hepatitis (A,B,C,D y E) son virus que afectan principalmente al hígado aunque pueden afectar a distintas partes de nuestro cuerpo. Pueden provocar un fallo hepático agudo, cuadros clínicos de hepatitis aguda, hepatitis crónicas o cirrosis hepática. Los virus que con más frecuencia provocan hepatitis crónicas son el B y el C. La hepatitis C se cronifica en el 80% de los casos. Es más raro que se cronifique la hepatitis B, siendo este riesgo mayor en niños que en adultos. Las hepatitis crónicas pueden desencadenar cuadros de cirrosis y aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de hígado.

Hoy en dia existe ya la cura para la hepatitis C y se puede controlar o incluso curar los casos de hepatitis B.

Nuevamente son tratamientos que se llevan en unidades especializadas por médicos con formación en hepatología médica.

Se necesitan pruebas diagnósticas como la biopsia hepática en algunos casos y test no invasivos como el «fibro scan» para ver la severidad del cuadro.

Cuando las hepatitis está evolucionadas pueden producir cirrosis hepática con riesgos de sangrados digestivos y formación de tumores hepáticos de ahi la importancia de clasificar el daño hepático si ha ocurrido y pasar a un seguimiento normalmente semestral con ecografías , análisis  de sangre y endoscopia Digestiva alta para excluir varices esofágicas ( complicación de cirrosis hepática).

Nuevamente se requiere de equipos multidisciplinares para el manejo de las posibles complicaciones asociadas.

 

Hepatitis Autoinmune

Es una inflamación crónica del hígado que se caracteriza por la implicación de autoanticuerpos. No se conoce la causa de esta enfermedad. Es más frecuente en mujeres. El síntoma más característico es la astenia (cansancio) aunque muchos pacientes se encuentran asintomáticos. Puede manifestarse en forma de hepatitis aguda, o progresar causando una hepatitis crónica y una posible cirrosis. Es importante hacer diagnóstico diferencial con hepatitis viral, tóxica y alcohólica.

Hepatitis Alcohólica

El consumo excesivo de alcohol se asocia con una variedad de manifestaciones hepáticas: enfermedad del hígado graso, hepatitis alcohólica y cirrosis. Estas enfermedades son cada vez más frecuentes. Clínicamente los pacientes pueden presentar ictericia, anorexia, fiebre, dolor abdominal, distensión abdominal y debilidad muscular.

Hepatitis Tóxica

Existen una gran variedad de fármacos que pueden provocar una hepatitis tóxica, los más frecuentes en nuestro medio son el paracetamol, la amoxicilina-clavulánico y el uso de anabolizantes. La toxicidad hepática por paracetamol tiene un antídoto, lo que ha mejorado el pronóstico de estos pacientes: N-acetil-cisteína.

Hemocromatosis

Es una enfermedad hereditaria caracterizada por la sobrecarga de hierro en diferentes órganos del cuerpo debido a un aumento en la absorción intestinal de hierros. Se han descrito múltiples mutaciones implicadas, siendo la más frecuente: C282Y. Afecta con más frecuencia a los hombres. Los pacientes suelen presentar niveles elevados de ferritina y del índice de saturación de la transferrina. La resonancia magnética aporta mucha información para llegar a un diagnóstico correcto. En ocasiones se realizan biopsias hepáticas para analizar la cantidad de hierro que hay en ellas. Los familiares de primer grado del paciente deben someterse a un cribado para confirmar o descartar la enfermedad, este cribado se recomienda a partir de los 18 años. Entre las posibilidades terapéuticas destacan: flebotomías, fármacos como la deferoxamina y el trasplante hepático.

Cirrosis

La cirrosis es el resultado final de diferentes trastornos que provocan una fibrosis progresiva en el hígado. Los pacientes pueden estar completamente asintomáticos. Las principales complicaciones son hemorragia digestiva alta por varices esofágicas, ictericia, ascitis, peritonitis bacteriana espontánea, encefalopatía hepática, sepsis y hepatocarcinoma. Cada una de las complicaciones tiene un tratamiento específico. Para valorar la función hepática y la indicación a trasplante se utiliza la clasificación de Child. Esta clasificación tiene en cuenta la presencia de encefalopatía, de ascitis, los valores de bilirrubina, albúmina y protrombina.

Cáncer de Hígado (Hepatocarcinoma)

El hepatocarcinoma es un tumor maligno primario del hígado que generalmente se desarrolla en el contexto de una enfermedad hepática crónica como la cirrosis o las hepatitis víricas crónicas B y C. Es excepcional que el hepatocarcinoma se presente sobre un hígado sano. Los pacientes pueden presentar dolor abdominal, pérdida de peso o una masa abdominal palpable. Es de los pocos cánceres que se pueden diagnosticar en ocasiones mediante pruebas de imagen sin necesitar realizar biopsias a los pacientes. El tratamiento depende de las características del tumor y del paciente. Algunas de las opciones terapéuticas son: cirugía, trasplante hepático, quimioembolización y ablación percutánea.

 

Páncreas

Pancreatitis aguda

Es una inflamación aguda del páncreas. Las principales causas son la litiasis biliar (piedras) y el alcohol. Aunque en ocasiones no se conoce la causa a pesar de hacer las pruebas diagnósticas oportunas. Los pacientes característicamente presentan dolor abdominal de alta intensidad en el centro del abdomen, náuseas y vómitos. En ocasiones este dolor se extiende hacia la espalda (“dolor en cinturón”). Los pacientes suelen presentar niveles elevados de la amilasa y lipasa pancreáticas. El TAC puede ser de gran ayuda para confirmar el diagnóstico al permitir la visualización del páncreas inflamado. Los pilares fundamentales del tratamiento son: dieta enteral precoz, antibióticos si  sospecha infección) ,tratamiento para el dolor y en caso de que la causa sea obstructiva desbloquear los ductos biliares o pancreáticos mediante técnicas endoscópicas  (CPRE).

Las principales complicaciones que pueden aparecer son: necrosis pancreática y pseudoquiste.

El manejo de estos pacientes requiere radiólogos expertos en patologia pancreática , Endoscopistas con experiencia en ecoendoscopia técnica que permite la visualización del pancreas con la posibilidad de toma de muestras y si necesario el drenaje de colecciones que pueden ocurrir a lo largo de la enfermedad y cirujanos bilio-pancreáticos para necrosectomias .

Pancreatitis crónica

Consiste en la inflamación crónica del páncreas.Las principales causas son el alcoholismo crónico y el tabaco. Los pacientes pueden presentar dolor abdominal pero de menor intensidad que en la pancreatitis aguda. Estos pacientes pueden presentar trastornos en la digestión que se manifiestan en forma de pérdida de peso y diarrea, pero estas alteraciones no aparecen hasta que el páncreas ha perdido el 90% de su función normal. El TAC / Resonancia magnética y la ecoendoscopia son muy útiles para el diagnóstico.

Hoy en dia con la técnica de la Ecoendoscopia se puede tomar muestras y establecer causas de pancreatitis crónica que con otros medios diagnósticos no es posible.

Los pacientes con pancreatitis crónica pueden desarrollar cancer pancreático por lo que el seguimiento de estos pacientes es mandatorio. Al mismo tiempo desarrollan insuficiencias endocrinas y exocrinas tipo diabetes, diarreas malapsortivas, deficiencias nutricionales que requieren vigilancia y tratamiento adecuado.

 

Fibrosis Quística

Es una enfermedad hereditaria. Hoy en día se hace un cribado a todos los recién nacidos de esta enfermedad. Lo que permite empezar antes con el tratamiento y un mejor control de la enfermedad. Los síntomas y signos más frecuentes son: infecciones pulmonares recurrentes, insuficiencia pancreática y niveles elevados de cloro en el sudor. Se está investigando para el desarrollo de nuevos fármacos que mejoren la calidad de vida y la supervivencia de estos pacientes.

Cáncer de Páncreas

El término comúnmente utilizado de cáncer de páncreas generalmente se refiere a un adenocarcinoma ductal del páncreas, que representa aproximadamente el 85 % de todas las neoplasias de páncreas pero existen otro tipo de tumores que se tratan con otros tratamientos por lo que el diagnóstico precoz, la tipificación del tumor y el estadiaje es fundamental.

Los síntomas más frecuentes son: dolor abdominal, ictericia (coloración amarillenta), pérdida de peso, astenia (cansancio), pérdida de apetito, náuseas, diarrea y vómitos.

Las principales pruebas diagnósticas son: TAC abdominal, Resonancia magnética, Ecoendoscopia Digestiva alta.

El diagnóstico se hace con punción del tumor mediante la técnica de la Ecoendoscopia .

Patólogos expertos examinan las muestras para definir el tipo histológico de tumor y tras estudio de Extensión con TAC o PET TAC se decide si el tratamiento inicial es quirúrgico u oncológico.

El tratamiento de elección es la resección quirúrgica completa del tumor pero en la mayoría de los casos los pacientes son tratados con quimioterapia y radioterapia pre cirugia para garantizar que en el proceso Quirúrgico se saque todo el tumor con bordes libres lo que evita la recurrencia precoz.

Hoy en dia el cancer de pancreas se trata en centros especializados con endoscopistas, radiólogos, oncólogos, radioterapeutas y cirujanos expertos en la materia.

Las cirugías son de alta complejidad con múltiples complicaciones post operatorias que requieren equipos de UCI, radiológos intervencionistas, Endoscopistas que puedan solventar dichas complicaciones evitando reintervenciones.

Nuevamente se requiere de equipos multidisciplinares para alcanzar el éxito .

 

Colon - recto

Cáncer colorrectal

El cáncer de colon es el más frecuente en el año 2018, siendo diagnosticados más de 33.000 casos. Además, esta enfermedad es la segunda causa de muerte por cáncer, con más de 13.000 fallecimientos. A pesar de estas cifras, esta patología presenta una curación del 90% si se diagnostica en fases precoces. Por ello, es fundamental la identificación precoz de lesiones premalignas mediante herramientas de cribado como la sangre oculta en heces y la colonoscopia .

La mayoría de las comunidades autónomas ya tienen programas de cribado mediante la sangre oculta en heces . Si la prueba da positiva  se citará para una colonoscopia .

La colonoscopia permite la extirpación de pólipos en el colon y la identificación de tumores u otras causas de Sangrado Digestivo.

Es importante que en caso de cancer familiar que se acuda a consultas de Alto riesgo para decidir la edad de comienzo del examen colonico y el seguimiento.

El cancer de colon genético solo afecta a un 5% del cancer colónico pero es importante identificarlo por la asociación con  otros  cánceres tipo utero, pancreas, mama.

 

Si usted tiene dudas pida cita con nuestras consultas de alto riesgo donde se le dará consejo genético siguiendo las recomendaciones internacionales actuales.

 

Pólipos en el colon

Son prominencias que aparecen en la mucosa del colon. Son más frecuentes conforme pasan los años. Pueden ser benignos o malignos. Su importancia radica en la relación de estos pólipos con el desarrollo de cáncer de colon, por lo que es necesario hacer un control endoscópico periódico. En función de los resultados obtenidos tras analizar las biopsias de los pólipos en el laboratorio, se establece la fecha de la siguiente colonoscopia.

Hoy en dia establecemos el seguimiento con colonoscopia en función del tipo de pólipos, tamaño y número de ellos encontrados.

Es importante ajustarse a las guías clínicas que establecen cada cuánto y de manera individualizada la periodicidad de las colonoscopia  . A tener en cuenta que la colonoscopia es una prueba invasiva con riesgo de perforación por lo que el uso de esta herramienta diagnóstica y terapéutica debe ser individualizada en cada caso.

 

Abrir chat